LA MEJOR HERENCIA

DSC_8321

El verano pasado falleció la ultima abuela que me quedaba con 93 años. Y aunque es ley de vida, siempre es algo que te cuesta asimilar.

Cuando al cabo de unos meses volvimos a su casa a recoger sus enseres personales me invadió una extraña sensación entre tristeza y nostalgia.

Volver a aquellas habitaciones era recordar muchos momentos de mi infancia, pero sobre todo, fue un reencuentro con algunos de aquellos pequeños objetos que me hicieron amar las cosas antiguas.

Lamentablemente, los muebles habían sido pastos de las termitas, mucho más destructivas y temibles que la carcoma. Es el mal de las casas matas antiguas.

Pero aún quedaban en pie algunas de esas cosas que tanto echaba de menos, como aquél peso de hierro con su caja de pesas de bronce con el que jugaba de pequeña a ser tendera, hoy comido por la herrumbre y algunas pesas perdidas en el transcurso de los años.

O el molinillo de café en el que incansablemente molía el pan duro que me daba mi abuela, que luego sacaba a través de aquél pequeño cajoncito que tanta curiosidad me producía.

WP_20160321_16_17_53_Pro.jpg

Aquél mortero de bronce con el que veía a mi abuela machacar los ajos y las migas de pan mientras preparaba la comida. Aún conserva todo su brillo y color dorado, que más que de bronce parece ser estar hecho de oro.

WP_20160321_16_18_59_Pro

O aquellas tacitas que guardaba en una alacena que debieron formar parte de algún juego de café que con el tiempo se vieron reducidas a sólo tres, con su delicada decoración de rosas  que tanto me gustaban.

WP_20160321_16_17_18_Pro.jpg

O aquellas otras aún más solas con las asas en oro y decoración también floral en porcelana fina.

WP_20160321_16_17_29_Pro.jpg

Más tazas que formaban parte de una vajilla que usaba mi abuela cuando íbamos a casa, junto a una jarra de agua de cristal antigua.

20170204_132900.jpg

El pañito de encaje modernista bordado con motivos florales que adornaba una de las mesitas del salón.

WP_20160321_16_16_50_Pro.jpg

Aunque lo que siempre me llamó más la atención era aquél enorme y antiguo libro de arquitectura de mi abuelo, con sus páginas llenas de planos y grabados de fachadas de edificios decimonónicos que desprendían ese típico olor a tiempo que tienen los viejos libros.

Y es que a veces, las mejores herencias son aquellas que son capaces de hacernos revivir nuestra niñez  y sobre todo, las que nos hicieron aprender a amar y a apreciar los pequeños objetos cargados de historia y de tiempos vividos.

Gracias a todos ellos, aprendí a valorar las antigüedades y a devolverles todo su esplendor. Gracias a todos ellos y a otros más, fui restauradora.

 

¡ God save the Eelgance !  chic and cheap.

Si quieres estar al día de las novedades de God Save the Elegance, puedes seguirnos en Facebook y en Twitter !!

 

Anuncios

2 Respuestas a “LA MEJOR HERENCIA

  1. Las personas queridas se van de nuestra vida pero ahí quedan sus objetos, que nos permiten evocar tantos recuerdos. Además podemos guardarlos y atesorarlos para las generaciones venideras y mostrarlos a nuestros hijos como una pequena parte de lo que fué la persona que nos dejó. Me encató el mortero que parece invatible a pesar del tiempo y el uso y las tacitas de mango dorado. Mis más sentidas condolencias por tu abuela !

    Me gusta

    • Las pequeñas cosas siempre encierran muchos sentimientos. El mortero, a pesar de ser bronce está muy bien conservado. De hecho, no lo he limpiado. Está igual que lo tenía mi abuela en su casa desde hace años. Las tacitas, muchas se perdieron con el uso, pero han quedado las suficientes para mantener el recuerdo. Muchas gracias Patricia por tus condolencias y tus comentarios 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s