¡ QUÉ MALA LECHE !

big_leche

Mucho se ha hablado sobre la inconveniencia de tomar leche de vaca.

Bajo el argumento de que los mamíferos sólo toman durante la infancia, hay quienes dicen que lo mejor es no tomarla en la edad adulta.

Sin embargo, la leche de vaca es una gran fuente de proteínas, calcio e hierro entre otros beneficios, sobre todo en forma de yogur o queso. Lo malo es que la leche que tomamos en casa no tiene nada de natural.

Los procesos de pasteurización que le eliminan muchas de sus propiedades y la presencia de hormonas añadidas artificialmente a los animales para fomentar su producción, hacen de la leche un alimento no tan sano. Además de las alergias e intolerancias a la lactosa.

Por ello, se han buscado alternativas en otras leches vegetales, aunque no todas son tan beneficiosas como prometen.

  • LECHE DE SOJA

leche-soya

En la ultima década, la industria alimentaria ha vendido este producto como beneficioso para la salud, poniendo de ejemplo la dieta asiática.  Pero no es cierto. En Oriente la soja se consume fermentada, como misoh, tamari, tempe o el natto. Sólo la soja sometida es fermentación es segura. Sin embargo, la mayoría de los productos que encontramos como soja en el supermercado no lo está.

Además de ser un potente alergéno, la soja no fermentada afecta a la tiroides, es anticoagulante de la sangre y elimina la absorción de la vitamina K y B12 del organismo. El ácido fítico presente en la soja se une a los minerales impidiendo su absorción (especialmente zinc, calcio, hierro y magnesio). Genera problemas gástricos, una absorción proteica pobre y trabajo excesivo del páncreas. Son un potente anticonceptivo además de favorecer el cáncer, sobre todo de mama. No se debe dar nunca en sustitución de la leche de vaca a los niños.

  • LECHE DE AVENA

leche-de-avena-beneficios-y-propiedades-para-la-salud

Conocida como la “reina de los cereales”, la avena es un alimento completo y sano con muchos beneficios para la salud.

Ayuda a reducir el colesterol gracias a los aminoácidos y al Omega3 que contiene. Reduce los niveles de azúcar en sangre. Es digestiva y su fibra ayuda al transito intestinal. Rico en vitaminas del grupo B, que ayuda a la formación de tejidos nuevos, además de la piel y el cabello. Previene problemas de tiroides por contener yodo. Contiene calcio en cantidad suficiente para mantener los huesos sanos. Ayuda en dietas de adelgazamiento por su poder saciante. Es también un potente anticancerígeno.

Su forma de preparación es muy sencilla:

100 gr. de avena por cada litro de agua. Se deja la avena en remojo durante varias horas. Se tira ese agua y se agrega un litro de agua limpia y una pizca de sal. Se bate y posteriormente se filtra. Hay quien le añade además una cucharada de aceite ( oliva o de girasol ) o le mejora el sabor con una pizca de canela y/o miel.

Otra forma rápida de hacer leche de avena es disolver una cucharada o dos de harina de avena en agua. El resultado es muy similar e incluso no queda tan baboso como la leche preparada con el método anteriormente citado.

Hay preparados de leche de avena envasados, pero hay que tener cuidado, ya que muchos de ellos llevan aditivos que no son naturales o beneficiosos, como azúcares, estabilizantes, lecitina de soja…

  • LECHE DE ALMENDRAS

Como-preparar-una-deliciosa-leche-de-almendras-1

La leche de almendras es totalmente natural, vegetal y equilibrada. No contiene gluten, lactosa o colesterol, por lo que es una de las leches más sanas que hay.

Bien tolerada por le celiacos, es una gran fuente de calcio, por lo que su consumo está especialmente recomendado durante la infancia, durante el embarazo o para prevenir la osteoporosis en la edad madura. También aporta fósforo, potasio e hierro. Ayuda a reducir el colesterol además de favorecer la digestión. Aporta vitaminas A, E y B. El potasio ayuda con los vómitos y/o diarreas, mientras que su bajo contenido en sodio lo hace ideal para dietas pobres en este mineral.

La forma de preparación es la misma que la de la leche de avena:

una taza de almendras por un litro de agua. Se dejan en remojo la noche anterior, se bate y se filtra. En el frigorífico puede durar hasta 4 días.

De los preparados del supermercado, nuevamente hay que tener cuidado con los ingredientes y los aditivos que lleve. La más natural es el polvo de leche de almendras que suelen vender en las herboristeria, a un precio de unos 10 euros la lata, aunque de ella salen muchas dosis.

  • LECHE DE ARROZ

Arroz

La leche de arroz es otra de las alternativas vegetales a la leche de vaca.

Al no contener gluten es apta para celíacos. No tiene nada de grasa saturada por lo que es bueno para el colesterol.  Es la leche más hipoalergénica que existe ( para aquellos que no puedan tomar frutos secos como la almendra ). Su contenido en manganeso y selenio lo convierte en un potente antioxidante. Además, refuerza el sistema inmune y mejora la digestión  y aporta vitamina D.

Sin embargo, no todo es bueno en la leche de arroz.

Aporta muy poco calcio, por lo que se aconseja tomar suplementos de este mineral si se opta por su consumo como sustitutivo de la leche de vaca. No es apto para diabéticos por su alto contenido glucémico. Tiene un bajo índice de proteínas y contiene arsenio, por lo que no se debe abusar de su consumo. Se debe evitar por tanto en la alimentación infantil.

¿Cómo se hace? Fácil: se pone en la licuadora 1 taza de arroz integral cocido, 4 tazas de agua, 1 pizca de sal marina. Si  Mezcla todo y se cuela. A igual que con las leches vegetales anteriores se pueden endulzar con miel o darle más sabor con canela, vainilla…

leche-de-arroz

En mi caso, hace tiempo que me pasé a la leche de avena. Tiene un exquisito sabor dulce propio del cereal y combina perfectamente con el café. Suelo por comodidad tomar la que ya viene preparada de la marca Eroski.

De las que conozco es la que más se parece a la receta casera, pues sólo lleva agua, avena, sal y aceite de girasol, además de estar enriquecida con 7 vitaminas y calcio. Su sabor y textura es muy parecida a la leche de avena que puedas prepararte en casa. Su precio es de 1,30 euros. Es una buena opción por su relación precio-calidad.

Sin embargo, para nada me gustó el sabor de Vivesoy de Pascual que ofrece un extraño sabor y una textura babosa. Además, contiene azúcar y otros ingredientes como estabilizantes, por lo que no la considero tan natural.

WP_20140606_001Las leches envasadas en general son cómodas, ya que las tienes siempre listas para su consumo. Aunque lo cierto es que la mejor leche vegetal será siempre la que hagamos en casa.

Y ahora… ¿ piensas seguir con la mala leche ?

Si quieres estar al día de las novedades de God Save the Elegance, puedes seguirnos en Facebook y en Twitter !!

¡ God Save the Elegance !  chic and cheap.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s