CUIDO MI ROPITA

empleada

Además de la buena calidad de los materiales y de la confección, la buena conservación de las prendas de vestir dependerá también del cuidado que tengamos en el lavado y planchado de la misma. Una ropa bien cuidada puede durar años. Ya no sólo es cuestión de amortizar la inversión que hicimos en su compra. También se trata de alargar la vida de nuestras prendas favoritas.

Es por ello que os voy a dar unos tips con los que podréis mantener vuestra ropa en las mejores condiciones:

  • LAVADO:

No es necesario llevar la ropa a la tintorería. Ni siquiera esa chaqueta de lana cuya etiqueta nos avisa que no se puede lavar. Todo depende del cuidado con el que se haga y de los jabones que se emplee. Importante:

  1. Lava siempre en frío la ropa de color. Para la ropa blanca nunca excedas de 50º.
  2. Utiliza para la ropa de color ( incluso los vaqueros ) detergente para prendas delicadas. Son menos agresivos con las fibras y los colores que otros detergentes.
  3. Mete la ropa siempre del revés. Así evitarás que el roce entre ellas durante el lavado afecte a los colores y tejidos por la parte visible.
  4. No cargues demasiado la lavadora. Cuanto más espacio quede entre las prendas , menos será el roce y el peso que tengan que soportar durante el lavado.
  5. Lava con un programa corto ( para poliéster por ejemplo ). Las prendas de lana en el programa específico para éstas.
  6. Evita centrifugados agresivos o durante mucho tiempo.

Para lavar una prenda que dice no poder ser lavada, prepara un gran barreño con agua fría y jabón para prendas delicadas bien disuelto. Introduce la prenda ( vestido o chaqueta ) en su percha, tratando de no arrugarla, más bien plegándola sobre si misma conforme va entrando al agua. Si es necesario, hunde con suavidad aquellas partes que se hayan quedado secas o vierte agua directamente con las manos. Acto seguido saca la prenda sostenida por su percha y enjuaga con un chorro de agua empleando para ello la ducha sin restregar ni estrujar, sólo echando agua de arriba hacia abajo hasta que veas que ya no queda jabón. Déjala en el baño que escurra. Procura pasar la mano por  la prenda para quitar las arrugas que hayan podido quedar.

Así he limpiado chaquetas de lana y vestidos de seda que en principio decían no podían ser lavados y se han quedado fabulosos.

Otra forma de lavar la ropa sin tener que llevarla a la tintorería es lo que hacía mi madre con los trajes de mi padre.

Prepara un recipiente con agua y un chorreoncito de amoniaco tipo Volvone. Moja uno de los extremos de un cepillo de cerdas para la ropa en el agua y pásalo con suavidad por toda la prenda. Luego sólo tienes que dejar que se seque. No te preocupes, el olor a amoniaco desaparece.

SONY DSC

Esto mismo puedes también emplearlo para tapicerías ( cortinas o sofás ) que no puedas lavar.

  • SECADO:

Tan importante como el lavado son las condiciones en las que se seca la ropa. Por tanto, si queremos evitar su deterioro por causa de este proceso deberemos seguir estas pautas:

  1. No secar nunca al sol. Salvo que se trata de ropa blanca, la ropa de color puede ver afectados sus pigmentos por la radiación solar, que no sólo provocará su decoloración, sino que con el tiempo terminará degradando las fibras de la prenda perdiendo su textura y llegando incluso a romperse.
  2. Tenderla lo más estirada posible. E incluso en una percha. Así evitarás que se arrugue en exceso y que necesite demasiada plancha.
  3. Deja la ropa secar del revés. Así los colores de las prendas se verán menos afectados por la luz. Además en el caso de caerle durante su secado excrementos de pájaros, polvo del ambiente o el agua de la ropa de tu vecina de arriba, siempre lo hará por el reverso.

vestido-verde-percha

  • PLANCHADO:

Tras el lavado, debemos devolver a la prenda su apariencia inicial, libre de arrugas y bien definidas las formas y costuras. Aunque se trate de prendas de poliéster que no requieran planchado, siempre es necesario una pasadita.

  1. Utiliza siempre plancha de vapor. No sólo facilitará la eliminación de arrugas, sino que además hidratará las fibras sometidas a altas temperaturas durante el planchado.
  2. No sobrepases nunca la temperatura indicada en la etiqueta de la prenda. En el caso de fibras sintéticas, sedas o lanas pueden quemarse en forma de agujero. Ante la duda, siempre es mejor probar en una zona poco visible, como en el bajo interior de un vestido.
  3. Para los tejidos de algodón, como camisas o vestidos, con el fin de aumentar su apresto y resistencia, utiliza algún tipo de spray de almidón durante el planchado. Lograrás así un acabado impecable, retardando la aparición de arrugas. Además el tejido con el tiempo se hará más grueso y por tanto más resistente al uso y al desgaste.

En las siguientes fotos podéis comprobar el resultado de planchar una blusa de algodón que ya tiene muchas lavadas con apresto. ¡ Cómo nueva !

WP_20141019_18_40_31_Pro[1]

WP_20141019_18_48_06_Pro[1]

  • CONSERVACIÓN:

El cuidado de la ropa va mucho más allá de su lavado y su planchado. También es su forma de guardarla y el mantenimiento que hagamos de ella la que hará que se mantenga en buenas condiciones.

  1. Guarda los vestidos y chaquetas en perchas de su tamaño. Si las perchas son demasiados pequeñas o muy grandes, pueden deformarse por los hombros.
  2. Para las chaquetas emplea perchas gordas para evitar que se deformen y mantengan mejor la forma de los hombros.
  3. Dobla las prendas de punto como los jerseys con cuidado. Cuando los guardes, procura no apilar muchos para evitar que se aplasten.
  4. Utiliza para eliminar las antiestéticas bolitas de la ropa una maquina quitapelusas. No sólo en prendas de punto. También en chaquetas, vaqueros o sudaderas, ya que eliminarás esa pelusilla que genera el desgaste de las prendas, devolviéndoles un aspecto de nuevo a los tejidos. Eso si ten siempre la precaución de hacerlo sobre una base firme o plana ( la misma tabla de la plancha por ejemplo ) con la prenda bien extendida, para evitar pillar pellizcos sobre todo en los jerseys de lana, pues pueden terminar en boquete.

WP_20141019_19_18_23_Pro[1]

Con estos sencillos consejos lograrás que tu ropa siempre luzca como nueva y dure más tiempo. Además una ropa bien cuidada será siempre nuestra mejor carta de presentación.

¡ God save the elegance ! chic and cheap.

Si quieres estar al día de las novedades de God Save the Elegance, puedes seguirnos en Facebook y en Twitter !!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s