ESTE CABECERO ME TRAE DE CABEZA

dormitorio_clasico15

Una cama no es nada sin un cabecero, sólo un simple camastro.

El cabecero dota de personalidad al dormitorio. Los hay de muchas formas, estilos y tamaños. Puede hacer juego con el resto del mobiliario o, por el contrario, hacer contraste. Pero siempre será el centro de atención.

Si buscabas un cabecero bonito y barato, puede que este post te ayude. Aunque no tiene por qué ser sólo una cuestión de economía. Puede ser que necesites unas medidas especiales fuera de las estándar que encontramos en los catálogos de muebles. También es posible que quieras algo original o incluso que haga juego con algún mueble que ya tengas, como unas mesitas de noche por ejemplo. En estos casos, sólo queda recurrir a un carpintero, aunque suele ser una solución, por lo general, cara.

Por eso quería contaros cómo hice yo misma un cabecero. Y os aseguro que no es nada complicado.

En mi caso, buscaba un cabecero de 2 metros de largo, que hiciera juego con otros muebles que tenía y que resultase barato. Tras hacer un pequeño boceto donde plasmé la idea de lo que quería, comencé preparando todos los materiales que iba a necesitar.

MATERIALES:

1 tabla de contrachapado de madera de 1´5 o 2 cm de espesor y medidas del cabecero.

– Molduras decorativas.

– Una sierra manual y una ingletadora.

– Adhesivo ” No mas clavos”.

– Pintura acrílica.

– Lija nº 2

– Cera Alex y Betún de Judea. 

– Brochas y trapo.

Y me puse manos a la obra. Os explico cómo:

MONTAJE:

  • La tabla que compréis deber ser de contrachapado de madera de un grosor de 1,5 o 2 cm. El ancho siempre unos centímetros más que la medida del colchón que lleve vuestra cama para que no quede el cabecero demasiado justo. El alto debería ser al menos 60 cm más desde la altura del colchón. Lo ideal es 70 cm, aunque puede ser aún más alto. Eso ya depende de vuestro gusto. Yo le di 70 cm.
  • Para que no parezca una simple tabla el cabecero, con independencia del estilo, yo os aconsejaría enmarcarlo con una moldura. Con relieve o talla si se trata de un cabecero clásico y lisa si es más moderno. En cualquier tienda de bricolaje tienes infinidad de modelos a elegir.

??????????

  •  La moldura se coloca junto al borde de la tabla. Lo mejor es comenzar por una de las esquinas, cortando el listón de la moldura en ángulo de 45º con la ingletadora. No te preocupes si no queda perfecto. Puedes repetir la operación hasta que veas que encajen bien. Luego presenta la moldura sobre el cabecero y marca el largo donde deberás cortar de nuevo en inglete. Se toma como referencia siempre el borde de la tabla.

WP_20140902_021[1]

  • Pega las molduras con adhesivo del tipo ” no mas clavos”. Es menos engorroso y limpio que los clavos, además de que se notará menos. Su secado es rápido y su fijación fuerte.
  • Puedes añadirle más decoración en el centro si quieres, como molduras  a modo de talla de madera realizadas en haya que vienen listas para colocar. En mi caso, coloqué dos en las esquinas  y una moldura de cordoncillo. Previamente tomé las medidas e hice una línea por dónde debía colocar los listones. Rematé el cabecero con un dintel de madera que también podéis encontrar en la tienda de bricolaje. Estas piezas son un poco más caras pero logran unos efectos espectaculares. La que puse no es que fuera muy bonita, pero era lo único que pude encontrar en Málaga. Estoy segura que por internet las habría conseguido mejores.

467371917_278

  • Para la terminación, puedes barnizarlo si quieres, dado que todo es de madera. Aunque si bien es aconsejable que sea un barniz oscuro para que iguale mejor los distintas piezas de madera que se han empleado.  Si lo que quieres es darle un acabado decapé o de color, solo tendrías que darle con pintura acrílica al agua previa imprimación o tapaporos. También puedes usar esmalte sintético mate , que siempre será más resistente a los roces que el acrílico, aunque sea menos limpio que éste. Aunque puedes darle otras terminaciones a tu cabecero:  forrar el centro de la tabla con papel vinílico o tela, hacer algún motivo decorativo empleando la técnica del estarcido con una plantilla, etc.

WP_20140902_023[1]

En el caso de mi cabecero, comencé por varias capas de pintura acrílica de color hueso, siendo la primera muy diluida para que fuera absorbida por la propia madera al no emplear imprimación base.

Luego repetí varias capas más de pintura respetando los tiempos de secado, hasta lograr que quedara uniforme y cubierto. Una vez seca la pintura, le di unas pasadas con un tono algo más grisáceo más diluido apenas rozando con la brocha para crear un efecto de veteado. Una mano de cera con betún de judea creó el efecto de antiguo. Para ello previamente tendrás que calentar al baño María la cera en su propia lata, añadir un chorreoncito de betún, mover bien y esperar a que se solidifique un poco antes de aplicar con un paño seco. Después se saca brillo con otro paño limpio.

Para darle aún más esa terminación de antiguo y se pareciera aún más a los otros muebles de la habitación, pasé la lija por esquinas y bordes para lograr un efecto de desgastado por roces.

IMG_5465.JPG

Y el resultado es el que podéis observar. Por unos 60 euros, un cabecero hecho a medida en apenas unas pocas horas.

 

¿ Os animáis también a hacer vuestro propio cabecero ?

 ¡ God Save the Elegance !   chic and cheap.

Si quieres estar al día de las novedades de God Save the Elegance, puedes seguirnos en Facebook y en Twitter !!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s